Un encuentro taurino ha reunido en el Real Casino de Murcia a los diestros Juan José Padilla, Miguel Abellán y Pepín Liria. En el acto, organizado por el Foro Nueva Murcia, los toreros denunciaron “el acoso” que bajo su punto de vista están sufriendo en la profesión y reclamaron “el derecho a poder elegir si te gustan o no los toros, pero siempre desde la libertad y el respeto”.

Juan José Padilla aseguró que “quienes nos dedicamos a esta profesión somos los primeros interesados en proteger al toro, un animal bravo que es puro y auténtico, que hace daño y que se cría para los festejos. Si la fiesta nacional se acabara, desaparecería a su vez el toro, porque no vale para estar en un zoológico”. Igualmente, el ‘Ciclón de Jerez’ consideró “injusto que se retiren subvenciones a escuelas de tauromaquia donde se aprenden sobre todo valores positivos”. Recordó, además, que “en el toreo están en juego muchas cosas, entre ellas un aspecto económico muy importante”.

ê

ê

Sobre lo que ofrece a los aficionados un festejo taurino, el “Torero pirata” apuntó que “es una experiencia única que te puede emocionar. Merece la pena porque lo que se expresa es un espectáculo único, natural, puro e imprevisible. Hay muchos espectáculos en uno. No hay libreto ni guion; sólo hay verdad”.

Por su parte, Miguel Abellán aseguró que “yo entiendo y respeto a la gente que no comprende o no disfruta con mi profesión, pero nunca he entendido el derecho a cohibir o a prohibir”. En este sentido, añadió que “no sé quién será el encargado de dirigir nuestro país, pero sí me gustaría que los políticos reflexionaran y que alzaran la voz a favor de lo que el ciudadano demande. Si el ciudadano español demanda toros, que lo protejan sin ningún titubeo ni ningún complejo. España es taurina a día de hoy y tanto derecho tenemos nosotros a ejercer nuestra profesión como tiene la gente en manifestarse en contra, por supuesto, pero siempre desde el respeto y la libertad”.

«Los toros suponen el segundo espectáculo de masas que más dinero deja en las arcas del Estado», ya que del toreo “no sólo viven toreros y ganaderos», argumentó el torero madrileño, quien recordó “la cantidad de dehesas, de hectáreas y campo bravo que solo se mantienen gracias al toro».

Finalmente, Pepín Liria reconoció que la profesión vive “una situación complicada”, pero se mostró optimista “por las grandes figuras que hay en la actualidad” y “por la fuerza y el ímpetu que demuestran las nuevas generaciones que llegan al mundo del toro”. Respecto a los ataques que reciben los toreros, aseguró: “¿Asesinos? Nadie quiere más al toro bravo que nosotros. Prohibir los toros sería un disparate muy gordo”.

à